Medicina Mente Cuerpo

 

Las últimas décadas han supuesto un gran avance en el conocimiento del cerebro y su relación con los procesos psicológicos y orgánicos. Ello ha dado origen a un auge sin precedentes en el campo de las neurociencias. Entre ellas se encuentra una ciencia integradora, la psico-neuro-inmuno-endocrinología (PNIE) que aporta la evidencia científica de cómo funcionan las diferentes practicas englobadas en la  Medicina Mente Cuerpo.

En este sentido se dispone de una gran investigación en el campo de las técnicas atencionales (meditativas) y como éstas afectan  a los procesos fisiológicos y psicológicos.  Las técnicas psicosomáticas del Yoga y en especial la Meditación Trascendental, tienen un efecto drástico en la reducción de los efectos fisiológicos del estrés, y su estudio y aplicación ha recibido importantes subvenciones del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y numerosas menciones en revistas científicas especializadas. Por otro lado, las técnicas de Mindfulness, han cobrado especial relevancia en el campo de la psicoterapia, en las llamadas Terapias de tercera generación, para el abordaje de diversos trastornos psicológicos, y forman parte del currículo de importantes y prestigiosas universidades como la de Massachusetts, Oxford, Harvard, Bangor…

 

¿Qué es el Estrés?

 

La “respuesta de estrés“ pone en marcha recursos fisiológicos y psicológicos, para poder afrontar con éxito, una situación real (externa) o imaginaria (interna), que es percibida como amenazante. Sin embargo, dado que movilizan una gran cantidad de reacciones y procesos  fisiológicos, producen una sobreactivación de todo el organismo con el consiguiente desgaste del mismo. Cuando la “respuesta de estrés” se produce de forma intensa, frecuente o duradera, da lugar a un agotamiento de los mecanismos fisiológicos de homeostasis, apareciendo entonces los trastornos por estrés o alteraciones psicosomáticas.

 

Trastornos  asociados a la respuesta de estrés

 

  • Enfermedades cardiovasculares: hipertensión, cardiopatías, colesterol…

  • Enfermedades metabólicas y endocrinas: diabetes, síndrome metabólico, trastornos tiroideos, síndrome premenstrual…

  • Enfermedades inmunes y autoinmunes: alergias, asma, enfermedad inflamatoria del intestino, psoriasis, cáncer…

  • Enfermedades Gastrointestinales: gastritis, ulceras, dispepsia, intestino irritable…

  • Enfermedades neurológicas: migrañas, neuralgias, polineuritis, dolor crónico…

  • Enfermedades psicológicas y psicosomáticas: trastornos de ansiedad, depresión, síndromes de estrés…

  • Trastornos musculoesqueléticos: lumbalgia, fibromialgia, fatiga crónica…